lunes, 26 de marzo de 2012

La historia de los pajaritos.


A mi nunca me gustaron los pájaros, ni los pajaritos, las aves en general, no digo que no me gustaran, es solo que me eran indiferentes, no existían en mi mundo; hasta un día. Ese día, fue un día normal, apesar de lo que significó para mi, no hubo eclipses, no retumbo el cielo, no llovió, y aunque pudiera parecer extraño, no recuerdo la fecha, simplemente fue el día de los pajaritos.

Estaba atravesando una muy mala racha en mi vida, muy obscura, no por determinados acontecimientos, si no por mi estado de animo estancado. Nada conseguía alentarme, animarme, calmarme; supongo que incluso debe existir algún nombre para este estado de animo, ahora que lo pienso,si, depresión, según el diagnostico.

El día de los pajaritos desperté con el estado de animo volteado, llevaba meses quejandome de los pajaros cantando en mi ventana a las 6 de la mañana, sucedió lo mismo ese día, los quería lejos de mi, de mi ventana, de mi vida.  Así pues me levante ese día a cumplir con mis deberes. Antes de las 8:00am volví a casa, determinada a tratar de dormir de nuevo, me enfunde en mi pijama y me dispuse a conciliar el sueño. Y casi lo logro. Entre sueños y a lo lejos empecé a escuchar de nuevo alos pajaros en el alambre del  cable de la luz frente a mi ventana, pero yo ya estaba mas allá del sueño como para que me molestaran, incluso me arrullaban, cuando me di cuenta de que no piaban sin ton ni son, si no que trasnmitian consuelo o angustia cada vez que piaban y esto sucedía alternadamente.

Su tono era de paz, platica, chapuceria, mimos, quizás risas, pensando esto me sonreí bajo las sabanas, y de repente cambio el tono y el ritmo de su platica se torno en ansiedad, temor, desesperacion, abandono, Dios mio!, esos pajaros ciertamente debían estar sufriendo, salí de mi cama dispuesta a ver que era lo que les causaba tanto desconsierto. Y de lo que me di cuenta me asombro, me maravillo, me encanto, me dejo en un estado que pocas veces he experimentado.

La historia fue la siguiente: Eran 4 pajaritos bebes que eran alimentados por su mami pajarita, cada vez que su mama volaba en busca de comida los pajaritos se desgastaban piandole, y cuando regresaba se calmaban, así iba y venia su mama, alimentando a cada uno en su pico y con una paciencia infinita, dio las vueltas que hicieron falta, ni una menos. También se ponía al final del ultimo pajarito y lo empujaba recorriéndolo para que se mantuvieran juntos, tanto de un extremo, como del otro. Algunas veces los pajaritos que estaban en medio  se brincaban al alambre próximo, y la mama pajarita  volaba junto a el  y lo empujaba hacia un lado, hacia el otro, hasta que volvía a su lugar, con sus hermanitos pajaritos.

No puedo describir la felicidad que causaron esos pajaritos en mi vida, no puedo intentar expresar lo que agradecí ser testigo de tal maravilla. Sin darme cuenta, 4 horas pasaron de estar observando ese milagro.  El siguiente día igual me despertaron, me di cuenta que su nido estaba sobre las molduras de mi ventana, su mama  ya los tenia en el alambre listos para ser alimentados, terminando de alimentarlos los invito a volar, empujo a cada uno y los acompañó en su vuelvo, cuando volvía, empujaba a otro y así hasta que los pajaritos ya no esperaron por invitación y se fueron volando.

No vi lección, no encontré metáfora, no es una historia de fabula, no es algo ni siquiera analizado.Solamente lo disfrute. Es solo una historia de cuando unos pajaritos me hicieron la mujer mas feliz del mundo.

5 comentarios:

  1. Si, Mel, si hay metáfora. La de volar con sus propias alas.
    Y el valor agregado de esta experiencia es que durante cuatro horas de tu vida, unos pajaritos te hicieron la mujer más feliz del mundo.
    Fueron Luz en esa etapa de tu vida que describes como oscura, en que estabas atrapada en la depresión.
    Recuerda: nada sucede por azar, en el Universo todo tiene sentido.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Que linda historia!!! y que bueno que un hecho asi ayude a levantar el animo, no?
    Cerca de mi ventana venia todos los dias un pajaro, que cuando piaba lo hacia bastante fuerte. Como lo hacia muy temprano (también a eso de las seis de la mañana) ya me tenia un poco cansada porque siempre me despertaba. Hace rato no viene, y sabes una cosa... lo extraño! Me pregunto que habrá sido de su vida, si estará bien, si habrá migrado, etc.
    saludos!! y que puedas seguir maravillandote con ese tipo de acontecimientos!

    ResponderEliminar
  3. Madre Selva, Estela, lo ironico de ahora ser una amante de los pajaros es que ya no disfruto verlos en cautiverio, El placer que ofrecen solo puede ser fugaz.... ahhhh la vida! Saludos hasta Colombia y Argentina!

    ResponderEliminar
  4. Hola Mel!Primero quiero agradecerte tu comentario en mi blog,GRACIAS.Lo que te escribió Madreselva! Es así,por lo menos yo también pienso así,todo tiene una causa.Piensa sobre lo que te escribió...besos desde Uruguay.

    ResponderEliminar
  5. yo jamas había observado la vida de esas lindas aves. hoy pude ver en mi árbol un espectáculo de amor maravilloso!!!

    ResponderEliminar

Puedo NO estar de acuerdo con lo que dices, pero defenderia con mi vida tu derecho a decirlo. Comentarios Bienvenidos.