jueves, 15 de marzo de 2012

By the way...


A propósito del día de la mujer, Me llegaron correos de felicitación el día internacional de la mujer,  por ser mujer  y  ser “feminista”, y me da risa, porque verdad de Dios que yo no me considero feminista.

 Feminista es una palabra para mi muy fea, y muy fuerte, y la verdad es que yo paso. Pensando en lo anterior recordé porque me defiendo tanto de la definición y pues les comparto el motivo. He conocido muchas mujeres que con bandera de feminismo se han comido a las mujeres que consideran ellas que no lo son, a esas que ellas consideran débiles y no suficiente mente fuertes para representar a tan bello genero; Mujeres que en lo general buscan una equidad de género y protestan a favor de que se reconozcan los derechos de la mujer, pero que en lo particular destrozan autoestimas de mujeres cercanas a ellas, dejan de reconocer talentos de otras, y no se reconocen a ellas mismas en la mujer de al lado. Sé que no hacen esto conscientes de sus acciones, pero  de que se hace, se hace.  Mujeres feministas no toleran a quien no piensan como ellas, quien no sabe lo que ellas y quien no reacciona como ellas. Eso se llama intolerancia, no feminismo. Hay más mujeres maltratadas por  mujeres que por hombres.  Hay mujeres que critican y devoran a otra por  sus propias inseguridades, está en nuestra condición de humano;  A veces a las mujeres se nos va la mano y no nos conformamos con ser bonitas, inteligentes y sensatas, queremos ser las más bonitas, las más inteligentes, las mas….¡ Queremos protagonizar nuestra propia telenovela faltaba mas! Pues sin la gaviota pudo! Y ahí se va todo al traste….. No sabemos admirar las virtudes de otra persona,  queremos inmediatamente adoptar  las virtudes ajenas  e incluso mejorarlas.  Que falta de humildad y de modestia.

Conozco a una mujer involucrada en la política que  cuando se entero de mi apartidismo  me llamo fracasada, y comento que sentía pena por mí, porque a pesar de que en mi juventud fui un poco más  activa políticamente, no había seguido mis “sueños”.   Ella está muy feliz de ser líder feminista (tiene un puesto en relación a lo anterior), la aplaudo, e incluso la admiro, pero definitivamente no comparto  sus ideales.  Y ejemplos hay muchos, basta con ver un desayuno de chicas  donde una de ellas sea el arroz negro,  no sobrevive para la comida.

 Las mujeres somos débiles, si, pero porque somos más sensibles a las emociones, ¿porque ocultar lo obvio? ¿Porque mejor no nos ayudamos a ser mas fuertes? ¿Por qué no mejor cuando estemos en un hoyo emocional  nos tendemos la mano en vez de criticarnos?

Yo no soy feminista,  porque además de lo anterior, estoy muy consciente de todas las diferencias que hay entre los hombres y mujeres,  y sé  que NO somos iguales, no somos más, no somos menos, simplemente somos DIFERENTES,  y además…me encanta que seamos diferentes. J

3 comentarios:

  1. Yo también soy partidaria de reivindicar la diferencia y no la superioridad.

    No estoy para competencias, nunca lo he estado, lo mio es el luchar codo a codo con los hombres porque tanto ellos como nosotras tenemos capacidades para todo.

    Mi lema: Igualdad a pesar de las diferencias de género.

    Mujeres como las que tu describes son las responsables de que el movimiento feminista sea objeto de repudio y críticas en vez de apoyo y consideración.

    De todas maneras, las posiciones extremas nunca han ayudado a nada, menos a cambiar situaciones de desigualdad.

    ResponderEliminar

Puedo NO estar de acuerdo con lo que dices, pero defenderia con mi vida tu derecho a decirlo. Comentarios Bienvenidos.