sábado, 21 de abril de 2012

Sometimes......

A veces es difícil entender por que las cosas no salen como uno quiere, a veces es difícil entender que las ganas no lo es todo, que hay que trabajar, que el 1% de inspiración no lo es todo sin el 99% de transpiración. A veces es difícil entender por que, sembramos frijol y cosechamos garbanzo. Conforme pasa el tiempo me voy dando cuenta que no soy tan buena agricultora como yo creía, o para ser mas positiva, pensemos que no es que sea mala agricultora, lo que pasa es que me decidí a trabajar en un terreno, un llano, muy desértico, que nunca voy terminar de regar, que toda el agua del mundo no es suficiente, para ayudar a la siembra a que de cosecha. Yo soy terca, pero mi terquedad no puede ayudar a la naturaleza. Lo que algunas personas verían como resinación, en este caso yo lo veo como claro entendimiento de la realidad. A fuerzas, ni los zapatos entran, a fuerzas, ni a cucharadas.... y así. Pero a pesar de que sufro para entender las incompatibilidades que a veces tengo con el mundo valoro lo que soy, valoro a la vieja loca que se despierta con ganas todos los días de regar el desierto y eso, eso con nada se compara. El desierto seguirá siendo desierto, pero mi potencial me puede sacar hasta del infierno. Aun así voy a buscar en mi desierto, me voy a aventurar a ver que encuentro, a sabiendas que lo que encontrare no me va a gustar, o lo que es peor, me vaya a gustar....y mucho. A veces, cuando las circunstancias son las adecuadas, se puede encontrar mas que solo una rosa en el desierto.

4 comentarios:

  1. Mel!!! FESTEJO POR TU MANERA DE PENSAR!!!! bravoooo!!! Contra viento y marea....así eres , y no cambies nunca!!!!!Besoooooteeees

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cambio es inevitable claudia, cambiamos segun cambia nuestro ciclo :) a ti no te pasa? jejejejeje

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Sigue tirando semillas en el terreno, quizá cuando te hayas olvidado de ellas (o al menos hayas dejado de preocuparte por ellas) verás aparecer un tallito y dos hojitas verdes y entenderás que aunque te haya costado luchas, amarguras, tristezas, decepciones, desesperanzas, ningun esfuerzo ha sido en vano y que todo terreno es finalmente fértil en su tiempo.
    Siembra, siembra, siembra.
    Algún día llegará el momento de la cosecha.

    ResponderEliminar

Puedo NO estar de acuerdo con lo que dices, pero defenderia con mi vida tu derecho a decirlo. Comentarios Bienvenidos.