viernes, 12 de julio de 2013

De como me convertí en la esposa del año.

Sonó el teléfono y yo lo conteste como si fuera cualquier otra llamada, aunque por alguna razón yo ya sabia quien era y cual seria el mensaje:
Mel: -Hello
L:-B, soy yo, que crees?
M:- Pues que va a ser? que voy a desempacar por que siempre no nos vamos.
L:- QUEEEE? como sabes? apenas te voy a pedir tu opinión, no hay nada decidido, quiero saber que piensas. Te acuerdas de la circunstancia X que platicábamos hace unos 3 meses?
M:- si, por mi no hay problema, nos quedamos
L:- Pues fíjate que sucedió circunstancia X y pues ahora estoy indeciso, por que si nos vamos entonces estaría viajando muy seguido para acá y luego....
M:-No hay problema, yo también pienso que es lo mejor
L- Pero ni siquiera lo haz pensado bien, haz una lista de pros y contras y luego me dices que es lo que tu quieres
M:-I´m way ahead of you, nos quedamos
L:-Como tan fácil??
M:-Preferirías tener que forzarme?
L:-No te querías ir?
M:-Si, me emocionaba el proyecto, bastante.
L-Y luego?? si quieres nos vamos!
M-Le ofrecí  a Dios la decisión, y estoy conforme en como se han dado las cosas, no voy a batallar mucho en desempacar, algo me decía que la circunstancia X era de cuidado
L:- Dallas no se va a ningún lado, y el próximo año en cuanto salgan los niños de la escuela nos mudamos, te parece?
M:- Si Dios quiere.
L:- Gracias B.

Dallas, wait for us.
Toronto, I love you too.