miércoles, 14 de agosto de 2013

Aqui yo, y ojalá él tambien aqui.

Daniel: Aquí yo y allá quien.... y eso que mamá?
Yo: Es mi blog!
Daniel: Si,  ya se, pero... que quiere decir : Aquí yo y allá quien?
Yo: Cuando papá Raúl llamaba a casa así se identificaba y...
Daniel: ahhh si, ya me habías contado,  voy a sacar mi bici.
 
 
Me dejaron con la historia en la lengua, jajajaja, supongo que ya había agotado las 6000 palabras que toleran los hombres de las mujeres al día.
 
Pero aun así la voy a escribir, por que no quiero que se le olvide, o se me olvide a mi, no quiero que quede olvidada.
 
Cuando yo era niña, todas las noches, absolutamente todas, mi abuelo llamaba a las 9 de la noche aprox.  En ese entonces me acuerdo que nos peleábamos por contestar, Abril, Carola y Yo, mi mamá no tanto, mas bien no. Y era mi abuelo, Y todas las noches se repetía lo mismo:
 
Yo: Bueno?
DR: Bueno, aquí yo,  allá quien??
Yo: Soy yo papá! Melyna!
DR: Mijaaa!!!  casi le atino ahora!! pensé que eras Abril!
Yo : No papá! Yo soy la que tiene mas bonita voz,
Dr: Eso dicen las 4!!
 
Y así seguía el dialogo, luego se lo pasaba a mi hermana, y luego la otra y allá finalmente contestaba mi mamá sin muchas ganas y no dejaba de ver la televisión o de hacer lo que estaba haciendo mientras hablaba y casi siempre contestaba en monosílabos y era la que platicaba menos con el. Nunca me pregunte para que hablaba todas las noches, siempre fue obvio que era para platicar con nosotras, aunque nos hubiera visto en ocasiones la mayor parte del día. Esto duro años, muchos años,  cada noche, todas las noches. Me recuerdo ya de adolecente, sintiéndome fastidiada por las llamadas y sobre todo por la hora en que ocurrían, por que a esa hora es cuando los pretendientes llamaban, o el novio, o las amigas, y nosotros teníamos que procurar que el teléfono estuviera desocupado por que iba a llamar mi papá, como siempre. Después a esa hora era típico ir al cine y pues muchos días nos perdíamos las llamadas, aun que claro, el reproche del día siguiente se hacia presente. Hace pocos años escuche a mi mamá platicar con una amiga y le comentaba de esas llamadas, le decía que mi abuelo checaba todas las noches que ningún pretendiente de ella si es que había entrara en las casa, para asegurarse que había cerrado bien la puerta y asi, y que justo cuando creía que las llamadas acabarían, que había ganado su confianza, entonces le había tocado el turno a mi adolescencia y el quería saber exactamente donde estábamos y a que horas entrabamos, luego siguieron mis hermanas.......
Mi madre le comento a su amiga también que aprendió a apreciar esas llamadas y a esperarlas.
 
Estando yo casada y en mi casa de vez en cuando mi teléfono me sorprendía con un: aquí yo, allá quien?? para advertirme de lluvia o de viento y pedirme que me cuidara mucho.
 
 
Así que así es..... nos vamos a preocupar por los hijos siempre, y después por los nietos, los bisnietos y luego vamos a morir y vamos a ser recordados con mucho amor.  Me agrada.

8 comentarios:

  1. Esa vena maternal no se agota nunca, Mel y la pasamos de nuestros hijos a todos sus descendientes.
    Mi abuela, que ya murió y que al final estaba reducida a su cama, preguntaba a sus 90 años a media voz y casi sin fuerzas, que donde estaba mi papá, que era su único hijo.
    O sea que vamos a estar dejando este mundo y seguiremos preocupadas por hijos, nietos, bisnietos y tataranietos si es que los alcanzamos a conocer.
    Muy emotivos, tiernos y lindos los posts donde nos cuentas de Don Raul. Me gustan.
    Abracitos

    ResponderEliminar
  2. Que lindo! No sabía que tu blog se llamaba así por esta historia!
    Pensaba que era un “aca estoy yo desde mi blog, quien está del otro lado?”, mas refiriéndote al lector que estaba leyéndolo.. me gustó saber el verdadero motivo..
    beso

    ResponderEliminar
  3. Que bonita historia! Yo tengo una abuelita que siempre està preguntando por nosotras (mis hermanas, sus hijas, yo y mis hijas) Vendrìa siendo su bisabuela,y siempre està al pendiente de su prole!

    Pensando, tambièn mis hijas tienen tatarabuela, pero hace unos añitos que dejò de valerse por si misma, aunque nunca estuvimos muy conectadas con ella :)

    ResponderEliminar
  4. Me encanta la historia que nos contas, la verdad que estaba como Estrellita pensaba que era un aquí estoy yo en el blog y quien me lee del oro lado. Es una historia muy tierna, yo llamo a la casa de mis padres todas las mañanas y cuando no lo hago mi mamá piensa que nos pasó algo, y enseguida me llama ella.
    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Me encanta lo que hacía tu abuelo, una muestra de cariño, hermoso!
    Siempre los viejos son tan lindos, yo AMO a mi abuelo, lo visito todos los días, así sean 10 minutos, pero lo visito.
    Qué edad tenés? Yo tengo 16 XD pero veo que sos grande, casada, etc etc.
    Bella entrada, besos

    ResponderEliminar
  6. Mely! Qué hermoso lo que contaste. Y se conmovió, porque al llamar así a tu blog, se nota que todo el cariño que el te dejo, lo hiciste parte de vos.
    Sabes, yo tengo una especie de "abuela postiza" y ella me dice siempre que las cosas de la vida se resuelven a su tiempo "caminando y conversando". Esa frase siempre la recuerdo, eso me regalo ella y se que lo llevare conmigo. Aquí Melisa ;)
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Ay qué historia más linda mujer, que me va a sacar una lagrimita, sentimental como ando con la familia :)

    Un beso.

    ResponderEliminar

Puedo NO estar de acuerdo con lo que dices, pero defenderia con mi vida tu derecho a decirlo. Comentarios Bienvenidos.