jueves, 12 de diciembre de 2013

Paz

Se fue. No se a donde, no se desde cuando, ni siquiera se si querrá volver. Solo se que en vez de explotar, decidió desaparecer. Yo la busco a ratos, no por que la quiera obligar a quedarse donde no quiere estar, simplemente para saber que esta bien. Desde  hace un tiempo  la vi con intenciones de marcharse, pero nunca me lo confeso, nunca externó el desasosiego que se le salía por la mirada. Y yo, yo simplemente lo supuse, pero igual no hice nada,¿ para que?.
No la extraño, y eso precisamente es lo que mas me duele, que ella sabia que no la hecharia de menos. A veces, de noche, me la imagino en el fondo del pozo negro en el que cada día la veía sumergirse, del mismo pozo que siempre salía a flote entre bromas y sonrisas, y a veces un cachito de nostalgia que se le pegaba en su ascenso a la superficie. Por eso no debería de extrañarme su partida. Por que muy a su manera me preparo para su ausencia, para su silencio. Me pregunto si fue cansancio. Quizá fue solo hastió.
"No hay material que soporte deformación física constante sin sufrir modificaciones permanentes en su estructura", es mi explicación científica razonable que utilizo para justificar su partida, A pesar de que las justificaciones son innecesarias.
Se le acabo su capacidad aglutinante para mantener las cosas en su sitio, o mas bien simplemente decidió dejar de compartir esa capacidad conmigo, por que igual ella esta entera, en una pieza simplemente lejos de mi. No puedo suponer que yo, era de alguna manera su motivo o su razón, seria demasiado pretencioso de mi parte, a lo mas fui su..... vehículo, por así decirlo, pero su razón?....pppfffftt.
Algo que  gano con su partida, es la tranquilidad de no ver sus ojos cuestionantes, de tener que inventar respuestas a preguntas jamás formuladas.
A veces me gusta suponer que simplemente se fue para que no la viera consumirse en la vida que ella escogió, o será que la vida la escogió a ella, para el caso es lo mismo. Se unió y se fundió a situaciones sin salida. Desde siempre le gusto arriesgar demasiado, quizá solo así se sentía viva, no lo se, siempre cuando sabia que podía perderlo todo, y lo único que vino a perderse fue ella.