miércoles, 24 de septiembre de 2014

LISTA DE COSAS QUE ME HACEN FELIZ....

Me gustan los rábanitos, me gustan bastante, puedo decir que prefiero estas raíces sobre cualquier fruta, excepto tal vez por la guayaba, por que también me gustan las guayabas.  
De ninia inicie una lista de cosas que me hacían feliz, si, cosas, no personas, o situaciones, fiel a  mi siempre, nada cursi jamas.
 En mi lista de cosas felices estaban los rábanitos y las guayabas, también las nueces, amo las nueces,me parece que quizá por que evocan parte de mi niniez, pero no estoy segura ya que aunque me hacen sentir feliz no me gusta su sabor.... situación dicotomica lo s'e. Otra cosa en mi lista que recuerdo haber incluido mi dedo pulgar, recuerdo haber amado mis pulgares y sentirme feliz y agradecida por tenerlos, siempre han sido hermosos, o no, no lo se, pero la  por mis pulgares sigue. 
En mi lista de cosas felices también están las arandelas y las tuercas, sentía fascinación (aun la siento) por estas piezas pequenias  de metal, las juntaba,  les buscaba un tornillo a su medida, o los acomodaba dentro de un cordel. Don Raul se reía mucho de eso, no podía entender por que una ninia de mi edad pudiera tener tal hobbie. Aun hay botes en la casa de mis abuelos de mis "findings" como tornillos, grapas, cables, arandelas, tuercas, tachuelas, lainas..... ahhhh la vida.
El papel aluminio es otro objeto feliz.
Recuerdo moldear trozos robados de la cocina en tiaras o pulseras tipo "wonder woman" y dar vueltas y vueltas como la amazona. 
Otro objeto que ocupaba un lugar relevante era la palabra gato, si, solo la palabra no los mininos. Desde que aprendí el abecedario la G (g) ha tenido un lugar especial en mi corazón?, sin embargo la palabra gato estaba en la lista y no así la letra g.


No se en que momento deje la lista a un lado, cuando deje de ser maravillada por objetos comunes?, cuando deje de ser esa ninia?  pero pretendo retomarla y empezar a anotar de nuevo las cosas insignificantes para algunos y maravillas para otros.....




jueves, 19 de junio de 2014

Las cuentas claras

C-Cuéntame tu mas grande temor
M_No puedo

-Anda, dime, no te juzgo

_No me importa que me juzgues, es solo que no me gusta la subjetividad, tu sabes que soy mas objetiva y.....naaaa

-Que complicada neta

_Ya vez.....

-Yo si te voy a decir mi mayor temor, quizá así le puedas poner palabras a tus miedos

_Anda pues, muéstrame el camino, ya vez que se me da aprender

-Mi mas grande temor tiene que ver con perder el tiempo, con que pasen los años y yo no acabe de decidir que hacer con mi vida, mi carrera no acaba de convencerme y no se si aun estoy a tiempo para un cambio de rumbo, me aterra quedarme estancado en algo que no estoy seguro de querer.

_Vaya, También tu eres complicado

-Pero le pongo palabras a mis miedos, por eso no me he casado, por que se a que le temo, ya te animaste a confesarme los tuyos?

_Son muy simples mis miedos Le temo a la fragilidad de la vida, le temo a los cambios y le temo a Dios.

viernes, 18 de abril de 2014

Inmortal.

"Si hay algo seguro en esta vida eso es la muerte", eso decía mi abuelo. Lo escuche tantísimas veces decir esa frase que llego a sonar como los "te amo" que se dicen algunos enamorados, que mas suenan a costumbre que a sentimiento. Un muerto aquí, otro muerto acá, otros tantos mas allá en aquella trágica noticia. La muerte paso a formar parte cotidiana de una vida invadida de muertes sin sentido. Sin embargo la muerte solo es una. Solo se experimenta una vez, lo demás, lo demás es solo el eco de dolor ajeno, y cuando el dolor es propio aun así no es la muerte lo que se vive, sino el luto de perdidas repentinas; por que todas las muertes que nos causan dolor son eso: perdidas repentinas. Por mas que fueran anunciadas, por mas preparación para lo inevitable todo parece vestirse de un repentino agobiante.
Ella murió un jueves de marzo después de 11 años de que fuera dictada su sentencia, o su diagnostico, y aun así su muerte me llego de súbito, nunca pensé que llegaría el día, y sin embargo ahí estaba yo que no daba crédito a los acontecimientos, fuera de mi totalmente. Sabia que era un dolor que jamás lograría superar, pero que el tiempo lograría atenuar y que mi vida volvería a ser funcional sin ella. Y así fue, tres meses después pude volver a mi, salí de mi negación e invente una nueva versión de mi en este mundo sin ella.
Luego, tiempo después, le llego su tiempo a el. Su muerte me marco, por que el era inmortal para mi, el era mi fortaleza, el era lo único que imagine eterno. Nunca pensé siquiera que su muerte fuese posible. Se fue. Entonces la muerte existió para mi. ¿Qué me importaban las muertes que ocurrían en el mundo, si el ya no estaba aquí?¿Como es posible que el mundo siga si el murió?¿Por que sigue saliendo el sol si el dolor es tan grande? ¿Por que Dios permite tan grandísimo dolor? Las muertes se superan, y así fue, volví de mi dolor a una nueva versión de mi sin el.
La muerte es vida, la vida es muerte, así es, así siempre ha sido, así siempre será. El dolor es una emoción intensa, como la felicidad, o el amor, la diferencia es el sentido que le damos, pero la emoción desnuda, la emoción base es la misma.
Ayer murió GGM, a sus 87 años en la cd. de México, murió otro inmortal en mi lista de gente importante, de cercanos.  Y sufrí como se sufre la muerte de la gente que quieres. Por que fueron tantos los cafés que disfrute en su presencia, en su compañía. Mi relación con él fue personal, no en persona. Si, puedo decir que se fue un cercano, puedo decir que sentí un grandísimo dolor, de saber que ya no estaremos en la misma dimensión, fueron tantas emociones y sentimientos que me provoco este hombre que el luto que siento en mi corazón es personal.  Se fue un cercano, se fue alguien mío.

viernes, 4 de abril de 2014

Entre las nubes y el paxil.

Dentro de mi se proyecta una película, de la cual soy espectadora y protagonista, bien dicotómica  la situación. Obviamente la interpretación de la realidad es diferente para todos y una misma situación es leída en diferentes tonos según la persona, y pues.... nada es real, o al menos nada es absoluto. En parte es por eso que no escribo por que aun no defino la interpretación que tengo de mi película, la actual, la que se sigue rodando día a día, por que la parte pasada de la película la tengo dominada, el presente es lo que no entiendo. Pero mientras son peras o son manzanas les dejo una interpretación, que es ABSOLUTAMENTE soberbia de mi canción, mi soundtrack del momento ;) 
Ely Guerra es la neta, me encanta esta vieja.



 
 
 
 
By the way... BIENVENIDA IARA!!! (Felicidades a Chur!)
 
 
 
 

viernes, 31 de enero de 2014

De cuando se me acabo el mundo.

¿Cómo fue?
-No lo sé, estuve ausente cuando ocurrió.
Los sentimientos se agolparon de pronto y sentí mi boca abierta, sin embargo ningún sonido me fue audible, luego pensé que así fue mejor. Y entonces, aun consciente de mi dolor, cerré los ojos y fue ahí cuando comenzó mi ausencia.
Sentí extrañamente el calor del sol en mi cara a pesar de que era noche, sentí también el frío del hielo en mi espalda, sensaciones que me reconfortaron por que significaba que aun vivía o al menos que no estaba del todo muerta.
Pero a pesar de ese hilo de esperanza, sentí que seguí cayendo en ese abismo negro en espiral, y yo ya no estaba tan segura de querer o poder detenerme, definitivamente era mas sencillo abandonarme a ello.
Después de un rato las sensaciones físicas me abandonaron, solo percibí calidez, paz y tranquilidad. Entonces lo supe, ahí estaban todos mis anhelos, mi búsqueda había terminado, era justo el nivel de paz y silencio que necesitaba. Si ud. quiere que le describa la sensación entonces le tendría que decir que es imposible, a menos que recuerde lo que fue estar en el vientre materno. Ese era mi lugar y ahí anhelaba permanecer, no exagero si agrego que eternamente.
¿Cuánto duró?
-No lo sé, pero se lo aseguro, no lo suficiente.
Muy pronto un estruendo en todo mi ser hizo que saliera abruptamente del abismo y todos los sonidos del mundo entero llegaron de golpe a mis oídos
-NO! cállense!!   -quería gritar, pero ya no me pertenecían los labios para articular palabras, estas se quedaban atrapadas en mi mente.
Nuevamente comencé mi descenso al abismo, y yo estaba conforme con eso, de hecho lo preferí.
Cuando entonces de nueva cuenta sentí el exabrupto de movimientos a mi alrededor, sonidos aberrantes y luces distorsionadas, gritos, eso distinguí, sobre todo gritos.
Entonces aferrada a la tranquilidad que sabia existía en el fondo del pozo me dispuse de nueva cuenta a sumergirme.....
Pero como en un bungee de sensaciones retorné al caos, a esa situación a la que parecía ajena. Y fue justo en ese momento cuando un dolor ciego me taladro el pecho, y comprendí que los gritos salían de mi, que era yo quien producía tan aberrante sonido.
Recuerdo haber tenido la certeza de saber que eso era el infierno, no lo pensé, por que no había palabras en mi mente, solo dolor.