viernes, 18 de abril de 2014

Inmortal.

"Si hay algo seguro en esta vida eso es la muerte", eso decía mi abuelo. Lo escuche tantísimas veces decir esa frase que llego a sonar como los "te amo" que se dicen algunos enamorados, que mas suenan a costumbre que a sentimiento. Un muerto aquí, otro muerto acá, otros tantos mas allá en aquella trágica noticia. La muerte paso a formar parte cotidiana de una vida invadida de muertes sin sentido. Sin embargo la muerte solo es una. Solo se experimenta una vez, lo demás, lo demás es solo el eco de dolor ajeno, y cuando el dolor es propio aun así no es la muerte lo que se vive, sino el luto de perdidas repentinas; por que todas las muertes que nos causan dolor son eso: perdidas repentinas. Por mas que fueran anunciadas, por mas preparación para lo inevitable todo parece vestirse de un repentino agobiante.
Ella murió un jueves de marzo después de 11 años de que fuera dictada su sentencia, o su diagnostico, y aun así su muerte me llego de súbito, nunca pensé que llegaría el día, y sin embargo ahí estaba yo que no daba crédito a los acontecimientos, fuera de mi totalmente. Sabia que era un dolor que jamás lograría superar, pero que el tiempo lograría atenuar y que mi vida volvería a ser funcional sin ella. Y así fue, tres meses después pude volver a mi, salí de mi negación e invente una nueva versión de mi en este mundo sin ella.
Luego, tiempo después, le llego su tiempo a el. Su muerte me marco, por que el era inmortal para mi, el era mi fortaleza, el era lo único que imagine eterno. Nunca pensé siquiera que su muerte fuese posible. Se fue. Entonces la muerte existió para mi. ¿Qué me importaban las muertes que ocurrían en el mundo, si el ya no estaba aquí?¿Como es posible que el mundo siga si el murió?¿Por que sigue saliendo el sol si el dolor es tan grande? ¿Por que Dios permite tan grandísimo dolor? Las muertes se superan, y así fue, volví de mi dolor a una nueva versión de mi sin el.
La muerte es vida, la vida es muerte, así es, así siempre ha sido, así siempre será. El dolor es una emoción intensa, como la felicidad, o el amor, la diferencia es el sentido que le damos, pero la emoción desnuda, la emoción base es la misma.
Ayer murió GGM, a sus 87 años en la cd. de México, murió otro inmortal en mi lista de gente importante, de cercanos.  Y sufrí como se sufre la muerte de la gente que quieres. Por que fueron tantos los cafés que disfrute en su presencia, en su compañía. Mi relación con él fue personal, no en persona. Si, puedo decir que se fue un cercano, puedo decir que sentí un grandísimo dolor, de saber que ya no estaremos en la misma dimensión, fueron tantas emociones y sentimientos que me provoco este hombre que el luto que siento en mi corazón es personal.  Se fue un cercano, se fue alguien mío.

2 comentarios:

  1. También yo siento, y no precisamente como colombiana, que se me fue alguien cercano....como se me han ido tantos otros para cuya ausencia no encuentro consuelo, solo la aceptación necesaria para seguir la vida con una psiquis más o menos .
    Gracias a todos los mexicanos que tan bien y con tanto amor lo acogieron en su suelo patrio.
    Gabo llevaba en su interior dos patrias.
    Abrazos... y lo que escribes de tu hermana y tu abuelo (son ellos dos, verdad) me ha llenado de lágrimas y de nostalgia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... con una psiquis más o menos sana, quise decir...

      Eliminar

Puedo NO estar de acuerdo con lo que dices, pero defenderia con mi vida tu derecho a decirlo. Comentarios Bienvenidos.