miércoles, 17 de agosto de 2016

Vuelvo como siempre que me voy.

Dejar constancia de mi existencia, de mi pensar y mi sentir. Estamos a punto de terminar el ciclo vacacional 2016, y mis bebes entrarán a la escuela en una semana. No hay nada mejor que verlos felices, por lo que vivieron en vacaciones y de lo que vivirán en el ciclo escolar. Me agrada verlos esperar el futuro  con expectativa,  con emoción,  aunque que para ser honesta me agrada y disfruto mucho con tan solo verlos. En dos años más mi príncipe mayor vuela a la universidad , y yo... aun tengo tengo tiempo de hacerme a la idea.
Tendría tanto que escribir, pero justo ahora se me agolpan de pronto todas las ideas y sentimientos,  formando nudos en la cabeza y en el corazón, pero retomaré este sitio para ayudarme a deshacer los mismos. Sigo aquí, la misma de antes tan diferente de ese entonces. La vida es bella, con ese color triste de melancolia que la pinta irremediablemente. Leí que los tiempos felices se pagan con la nostalgia, y es verdad, pago por sentir.